Hacia una movilidad y accesibilidad sostenible en nuestras ciudades

El país requiere potencializar el débil crecimiento de su economía a través del perfeccionamiento de sus sistemas de movilidad y accesibilidad, para viabilizar el crecimiento planificado de nuestras ciudades. El enfoque unilateral, que ha ocasionado modelos de movilidad ineficientes, obedece fundamentalmente a que no se consideró la íntima vinculación que existe con el desarrollo de la planificación territorial.

Por: Arq. Roberto Carrión Game

La estructura de ocupación del suelo urbano que, históricamente, estuvo ligado a las condiciones que ofrecían los trazados de movilidad y transporte, no comprendieron la relación existente entre el enrutamiento del tránsito y la planificación en los procesos de regeneración o generación urbana, diseño de infraestructura y zonificación, factores determinantes para el desarrollo armónico de nuestras ciudades.

➤ Ver también: El Metro de Quito, el proyecto de movilidad urbana más emblemático del país

Comprendiendo esta vinculación, es necesario que se la sustente con los estudios de Desarrollo Orientado al Tránsito (DOT), para obtener resultados exitosos en los procesos anteriormente señalados, potencializando el desarrollo económico y social de nuestras poblaciones, su inclusión y la prevención y mitigación de los impactos en el ambiente.

 

Analicemos el sistema de movilidad y accesibilidad de quito:

Su sistema integrado de transporte público, cuando concluya la construcción del Metro y se viabilicen los estudios y ejecución del proyecto del teleférico “Quito Cable”, contará con un eje estructural de movilidad que condicionará su organización territorial urbana. Sus 15 estaciones, a lo largo del carril de 23 kilómetros, integradas físicamente con los corredores de la Ecovía, el Trole Bus y buses convencionales, requieren de la instrumentación de estudios DOT para promover la operación de un eficiente y sustentable transporte público integrado, que posibilite el desarrollo sostenible de esta metrópoli.

 

Bajo dichas consideraciones, el Metro de Quito, requiere en términos inmediatos reiniciar los estudios DOT que quedaron inconclusos para sus 14 estaciones.

 

Con la visión de negocios inmobiliarios que ustedes poseen, imagínense la cantidad y el tipo de proyectos urbanos y arquitectónicos que podrían desarrollar en las estaciones restantes, especialmente la del Centro Histórico de Quito. La misma que requiere diseñar la infraestructura necesaria y segura de movilidad, para complementar los traslados de las personas a pie, en bicicleta o en scooter y delinear el uso apropiado de los espacios públicos. Acciones que potencializarán su desarrollo económico, social y cultural, por medio de proyectos que se visualizarán luego de su indispensable proceso de peatonización.

➤ Ver también: Marcas más reconocidas de la Construcción

No Comments

Post A Comment