Tensoestructuras/ Fuente: Plataforma Arquitectura

Funciones y tipos de tensoestructuras

Inspiradas en uno de los primeros refugios concebidos por el hombre- tiendas de campaña– las estructuras tensadas ofrecen una serie de beneficios frente a otros modelos estructurales.

Se denomina tensoestructuras a aquellos modelos que mezclan membranas y cables de acero para construir grandes cubiertas. Entre sus principales características destaca su resistencia a la tracción y su maleabilidad formal. Este tipo de estructura requiere poco material, por el uso de lonas delgadas, que al estirarse, crean superficies capaces de superar las fuerzas impuestas sobre ellas.

Predominantemente utilizadas para cubrir centros deportivos, estadios y construcciones industriales, las tensoestructuras se inspiran en sistemas que fueron utilizados durante el Imperio Romano. Sin embargo, desde la época romana hasta mediados del siglo XX, debido a la baja demanda y a la falta de fabricantes de cables, lonas y conexiones capaces de resistir las fuerzas generadas, existieron pocos avances tecnológicos.

Tensoestructuras/ Fuente: Plataforma Arquitectura

Fue después de la Revolución Industrial y la era del Fordismo, que los nuevos desarrollos pudieron satisfacer las necesidades intrínsecas de este sistema de construcción. El bajo costo de la producción en masa y la demanda de sistemas capaces de adaptarse a los terrenos más variados fomentaron el desarrollo de esta técnica constructiva.

La inestabilidad y las deficiencias estructurales de algunos modelos anteriores se resolvió a mediados del siglo pasado, debido a la aplicación de cables de acero y membranas de fibra impermeable. Las tensoestructuras no solo entregan una mayor protección frente a los rayos ultravioleta, los hongos y el fuego, sino que además permiten una mayor o menor translucidez y reflectividad.

Tal progreso solo fue posible gracias a los estudios físico-estructurales iniciados por el arquitecto e ingeniero alemán Frei Otto, quien desde la década de 1950 realizó los primeros estudios científicos y diseñó las primera cubiertas con cables de acero tensados combinados con membranas. Como estudiante, Otto conoció el Raleigh Arena en Carolina del Norte y quedó impresionado por la audaz estética y la comodidad del proyecto. De vuelta en Alemania, comenzó a explorar modelos físicos a pequeña escala, generando empíricamente varias superficies, mediante cadenas, cables tirados y membranas elásticas.

Convencido de la utilidad de los techos tensados, desarrolló un primer proyecto a gran escala que utilizó el sistema que más tarde permitiría cubrir estadios olímpicos, clubes, zoológicos y pabellones. En 1957, fundó el Centro para el Desarrollo de la Construcción Ligera en Berlín y siete años más tarde, creó el Instituto de las Estructuras Ligeras (The Institut fur Leichte Flachentragwerke) en la Universidad de Stuttgart, Alemania.

Existen tres clasificaciones principales en el campo de las tensoestructuras:

Las estructuras tensadas por membrana, las mallas tensadas y las estructuras neumáticas. La primera se refiere a estructuras en las que la membrana está sujeta por cables, lo que permite la distribución de las tensiones de tracción a través de su propia forma. El segundo caso corresponde a estructuras en las que una malla de cables transporta las fuerzas intrínsecas a elementos independientes, como láminas de vidrio o madera. En el tercer caso, una membrana protectora es soportada por medio de la presión del aire.

Fuente y fotografías: Plataforma Arquitectura

No Comments

Post A Comment