Felipe Londoño, una vida dedicada a la arquitectura

El pasado 10 de octubre falleció el arquitecto colombiano Felipe Londoño, quien creó una amplia trayectoria en el mercado ecuatoriano, siendo un referente en la industria.

Nació el 4 de septiembre de 1944 en Colombia y llegó a nuestro país a los 27 años. Maravillado por las condiciones geográficas en las que se encuentra Quito, lideró una arquitectura vernácula que responde a la luz y al confort, creando distintas sensaciones en los proyectos y adaptándose al contexto.

Fue apasionado por la estética, la iluminación en los ambientes, el juego de volúmenes en edificaciones, la elección de materiales y sobre todo en el poder de impactar en el ser humano. Un conjunto de cualidades que han hecho que sus obras trasciendan en el tiempo, como testigos de los aciertos en su vida profesional.

Asimismo, fue conocido por su perspectiva personal, logrando dar un valor agregado a los sueños y estándares de todos sus clientes. De esta manera, Londoño Arquitectos se posicionó como una compañía de diseño, planificación y construcción con más de 45 años de trayectoria. En conjunto con Mario Mantilla y su equipo, se convirtieron en una de las empresas más reconocidas del entorno arquitectónico de Ecuador.

Su paso dejó una huella en el paisaje del país con diseños originales, cálidos y acogedores. Sin embargo, lo que le convirtió en un arquitecto de época fue lo conceptual de su diseño. Desde pequeño tuvo mucho interés en dibujar y nunca dudó en estudiar arquitectura. Su creatividad y gusto por el dibujo son heredados de su tatarabuelo, quien fue el primer arquitecto colombiano. Recibió educación 100% anglosajona, vivió en Boston y en las zonas aledañas durante 17 años, pero la añoranza por América Latina hizo que regrese a sus raíces.

 

“Cualquier espacio que se diseña tiene que ser un placer para vivir y disfrutarlo, es ahí donde se habla de sentir la sensualidad en la arquitectura”.

 

Su estilo fue influenciado con la riqueza de sus experiencias, dando como resultado un compendio de adaptaciones culturales flexibles, según el medio en el que se encuentran. Su creatividad estaba ligada a arquitecturas coloniales y diseños de vanguardia, que no olvidan su historia, pero se proyectan hacia el futuro.

La magia de los entornos era su inspiración y su arquitectura ofrece una secuencia de emociones que motivan a todos los sentidos. Si bien la tendencia actual es hacia diseños planos, Felipe Londoño rompió esquemas apelando a las emociones para cambiar la calidad de vida de quienes habitan en estos espacios.

La arquitectura era su pasión y siempre trabajó para influir correctamente en el urbanismo de las ciudades. Tras su fallecimiento, el nombre de Felipe Londoño continúa resonando con fuerza.

Felipe Londoño – Tomado de su página web.

No Comments

Post A Comment