Fábricas diseñadas para competir

 

La construcción industrial es una actividad poco conocida y desarrollada en el país. Gran número de fábricas en Ecuador están ambientadas en galpones de cuatro paredes de hormigón y cubiertas por un techo de cinc. En general, las industrias eligen esta alternativa constructiva por ser económica, sin embargo, a largo plazo esto puede traer problemas y afectar su producción. 

 

Una edificación con estas características no puede garantizar calidad en sus productos. Un espacio de fabricación debe tener propiedades muy específicas, dependiendo de su mercadería, en cuanto a control de temperatura, aire, seguridad industrial, entre otros. El ingeniero Iván Vallejo junto a su hermano, Fernando, decidieron emprender en esta rama de la construcción hace seis años, después de ver que la residencial era muy competitiva y evaluar que la industrial no ha sido potenciar. 

 

Iniciaron con un estudio para Quifatex S.A., en el que encontraron soluciones constructivas para que la logística de almacenamiento y distribución sea más eficiente. Mejorar las condiciones de los espacios de bodegaje fue el principal objetivo, ya que esta industria provee más de 20.000 ítems, en especial, productos médicos. Para eso, Iván -explica- que se implementaron tecnologías especiales. Esto incluyó la instalación de pisos, cubiertas y estructuras para bloquear la entrada de aire y polvo. 

 

Antes, en la bodega se encontraban pisos con cortes para evitar la retracción de fraguado. La nueva propuesta se basó en colocar un piso de una hectárea, sin una sola unión. Esto facilitó el desplazamiento de los montacargas y los coches. Asimismo, se reemplazó el techo de cinc por paneles embutidos que controlan el ruido cuando llueve y no se deterioran con facilidad a través de los años.

 

Previo a esto, en la misma superficie de construcción, se amplió el espacio a lo alto para tener más volumen de bodegaje. Para ubicar los productos y tener un control se pueden utilizar mecanismos computarizados a través de montacargas que se elevan entre 10 y 15 metros. Se aprovechó esta reingeniería también para cerrar algunas áreas y evitar la entrada de contaminantes externos, que pueden afectar el estado de los productos. Quifatex S.A. fue una de las primeras fábricas en el país en dar este importante salto. Empresas como Fybeca, Textiles San Pedro, Coca Cola, Pfizer ahora han dado prioridad a sus construcciones.

 

Abandonar los galpones descuidados por estructuras eficientes y organizadas dará resultados económicos significativos, ya que esto hace a las empresas más competitivas a escalas internacionales y aptas para poder exportar. Frente a esto, Iván dice que "los dueños de fábricas empiezan a tomar consciencia sobre la importancia de este tema y a entender que lo más barato no siempre es lo mejor".

 

No Comments

Post A Comment