¡Espacios de trabajo para todos!

 

Hoy en día las compañías buscan relacionar a las diferentes generaciones y lo que pueden aportar en su lugar de trabajo. Actualmente apuntan a maximizar la innovación mediante la sinergia generada por el empuje de las nuevas generaciones en conjunto con la experiencia de los trabajadores mayores. Debido a las características particulares que existen dentro de cada grupo etario (diferentes valores, experiencias, estilos, actividades y expectativas) tanto el espacio de trabajo como la forma de trabajar se están redefiniendo de forma acelerada.

Carolina Pérez, Gerente General de Contract Workplaces Chile, menciona que la incorporación de cuatro generaciones diferentes en la oficina no está exenta de dificultades, es necesario poner el énfasis en la necesidad de desarrollar estrategias que refuercen las fortalezas y las perspectivas de todos los grupos. Los buenos resultados de una empresa se logran con el trabajo en equipo y con empleados comprometidos. Una alternativa frente a este escenario son los diseños arquitectónicos de los espacios corporativos que puedan conjugar la sumatoria generacional.

Cada generación considerará al lugar de trabajo de manera distinta. Los pertenecientes a la generación tradicional (antes de 1945), fieles a sus características -conservadores, disciplinados y con un gran sentido de la obligación y la responsabilidad- buscarán un espacio que marque las jerarquías y establezca las diferencias en los puestos de trabajo.

Por su parte, los baby boomers (1946-1964) son optimistas, orientados al trabajo en equipo y a su desarrollo profesional, por lo que priorizarán aquel lugar que cuente tanto con espacios individuales como con espacios para el trabajo grupal. En cuanto a la Generación X (1965-1980), individualistas, autónomos y emprendedores, necesitan una oficina flexible y personalizable, con espacios abiertos y acceso directo a la tecnología.

Por último, los millenials o Generación Y (1982-2000), se caracterizan por ser multitasking: pueden estar en una reunión a la vez que envían un e-mail o chequean las noticias a través de su smartphone. Es por eso que requieren un espacio divertido, flexible, personalizable y abierto, que los mantenga entretenidos y ocupados, y que tenga, por supuesto, acceso directo a la tecnología.

Por esto, los retos de las oficinas multigeneracionales se pueden asumir contemplando los siguientes aspectos:  

Tecnología, movilidad y flexibilidad: el avance de la tecnología permitirá la convivencia de esta fuerza laboral mixta en donde se mezclan el trabajo tradicional junto con el trabajo flexible, móvil y a distancia. Por ejemplo, la inclusión de home office que beneficia tanto a los trabajadores móviles como a aquellos que viven en áreas periféricas.

Motivación y compromiso: cada una de las cuatro generaciones cuenta con una actitud diferente frente al trabajo que será necesario comprender para motivarlos y comprometerlos con los valores de la compañía. Es por esto que actualmente existe una tendencia que busca atraer y retener personal de alto nivel proporcionando lugares de trabajo adaptados a la conveniencia y estilo de vida de sus empleados.

Supervisión y comunicación: para abordar el conflicto generacional se deberá establecer una comunicación efectiva y reglas de convivencia claras y consensuadas. Los miembros de los diferentes grupos tienen enfoques diferentes sobre los mismos temas. Además, los integrantes de las distintas generaciones también difieren en el grado en que aprecian la supervisión y la retroalimentación. Mientras que los trabajadores más jóvenes prefieren una retroalimentación regular, los de edad avanzada pueden sentirse molestos y vivirlo como una intrusión.

Fuente: Plataforma Arquitectura

 

 

No Comments

Post A Comment