Erosión regresiva: Celec intenta salvar a la Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair

Celec avanza en los diseños definitivos para la construcción de 14 pantallas rígidas de hormigón para enfrentar la erosión, que costarán unos USD 100 millones.

➤ Ver también: Llegó el desafío de reubicar la captación de agua de Coca Codo Sinclair

La Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) ya está realizando los estudios para una eventual reubicación de las obras de captación de agua de la Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair (CCS), la mayor de Ecuador. Esta infraestructura corre el riesgo de ser destruida por un fenómeno natural de erosión regresiva en las márgenes del río Coca, en la provincia amazónica de Napo.

El actual sitio de captación de agua, que es parte del proyecto Coca Codo Sinclair, costó USD 200 millones, según Celec. La Corporación también estudia la construcción de una segunda central hidroeléctrica, que aumentaría la potencia instalada de Coca Codo Sinclair, que actualmente tiene 1.500 megavatios de potencia instalada.

Durante un recorrido por la central, Edison Heredia, líder de la subcomisión de estudios, diseño y monitoreo de Celec, dijo que se está analizando la viabilidad y el costo de reubicar la captación de agua y la construcción de una hidroeléctrica “mucho más pequeña” en la zona del río Coca. “Aún es temprano para saber si se reubicará la obra (y se construirá una central más pequeña) porque se necesita tener más estudios y evaluar los costos” dice Heredia. Y señala que las nuevas obras dependen de cómo avance la erosión regresiva en el río.

La reubicación de las obras de captación de agua es parte de las recomendaciones que hizo el Buró de Reclamación de Estados Unidos (USBR) en octubre de 2020 a Ecuador. En el estudio, la agencia advirtió que la reubicación de la infraestructura petrolera, vial y eléctrica que se halla en las márgenes del río sería menos costosa que la construcción de obras de mitigación contra la erosión regresiva.

Captación más arriba

Hasta ahora, Celec ha identificado varios sitios aguas arriba de la actual captación de agua donde existirían las condiciones para construir la nueva infraestructura. Los posibles sitios se ubican entre seis y 10 kilómetros aguas arriba del lugar donde se halla la captación actual, en los ríos Quijos y El Salado. Esos dos afluentes se unen y forman el río Coca. “En esos sitios hay ciertas condiciones para el diseño de la captación y la conducción del agua hasta las obras existentes (túneles y casa de máquinas). Heredia dijo que los sitios que están bajo estudio se encuentran fuera del área de influencia de la erosión.

La ubicación de una nueva captación aguas arriba permitiría, además, la posible construcción de una segunda hidroeléctrica porque existen caudales del río más altos que en el punto actual de captación. El excedente de agua “podría servir para tener una pequeña central hidroeléctrica” a pie de río.

Los estudios de prefactibilidad estarían listos en julio de 2021. Posteriormente, Celec iniciaría un estudio para factibilidad y diseño de las obras definitivas.

Obras para bajar erosión

Mientras dure el período de estiaje en la zona del Alto Coca, la Celec continuará con la construcción de obras temporales que permitan ralentizar el fenómeno natural del río Coca. Con las obras, el holding estatal Celec busca evitar que se ponga en riesgo la infraestructura vial, eléctrica y petrolera en el cantón El Chaco, en Napo.

Hasta ahora, Celec construyó seis diques: cuatro de enrocado y dos con contenedores metálicos rellenos de hormigón (cemento). Los dos últimos están ubicados a los lados del puente Ventana 2. El puente fue clave, en su momento, porque permitió el acceso a la empresa china Sinohydro para construir el túnel que conduce agua desde la captación hasta la casa de máquinas de Coca Codo Sinclair.

Carlos Jarrín, integrante de la Comisión Ejecutora de Obras en el río Coca, dice que en las seis infraestructuras se han invertido USD 800.000. Además, está previsto construir dos diques más (contenedores) en el lecho del río, cerca del lugar donde colapsó la cascada de San Rafael, a inicios de 2020.

Con la desaparición de la cascada se originó la erosión regresiva. Según los informes diarios de Celec, la erosión regresiva recorrió nueve kilómetros desde la desaparecida cascada y está ubicada a tan solo 10,5 kilómetros de las obras de captación de Coca Codo Sinclair. Pese al aumento de caudales en las últimas semanas, el fenómeno natural no se ha movido de ese lugar desde hace casi 200 días, según los informes técnicos de Celec. “La erosión no ha seguido, en parte por las obras realizadas en el lecho del río”, dijo Jarrín. Aunque se ha detenido, la erosión regresiva ha provocado la ampliación del valle por donde pasa el río Coca. Por ejemplo, antes de la erosión, el ancho del valle del río a la altura del campamento San Rafael (sector San Luis) era de 97 metros. Las últimas imágenes satelitales de Celec señalan que, a marzo de 2021, el ancho del valle del río aumentó a 456 metros, acercándose lentamente a comunidades pobladas.

USD 100 millones en obras

Celec también avanza en los diseños definitivos para la construcción de 14 pantallas rígidas de hormigón para enfrentar la erosión. Estas pantallas estarían ubicadas a 1,2 kilómetros de las obras de captación y serían clave para detener el fenómeno natural, según los expertos de Celec.

En agosto de 2021, Celec tiene previsto iniciar el proceso de licitación para la construcción de las pantallas. La inversión ascendería a USD 100 millones.

Texto original tomado de Primicias.

No Comments

Post A Comment