‘Envolventes’: identidad e iluminación

 

Para Fernando Cueva, arquitecto del edificio Shyris Park, de la constructora Álvarez Bravo, el término más apropiado para definir la parte externa visible de un edificio es 'envolvente'.

 

Según el experto, la idea es que los transeúntes conceptualicen rápidamente la función de la edificación, basados siempre "en los parámetros de diseño".

 

Los usuarios deducen la funcionalidad del edificio solamente a través del lenguaje arquitectónico de la 'envolvente' de la estructura, por eso Cueva asegura que dicho lenguaje debe ser de fácil comprensión.

 

Para el arquitecto Joan Proaño, gerente general de la constructora Proaño|Proaño, la fachada y la identidad del edificio van de la mano, pero hay excepciones. “Si bien es cierto que la fachada es la cara visible de una edificación, al igual que el rostro en las personas, a estas últimas las define su carácter. Por eso, muchas veces, la identidad de la construcción no está representada plenamente en la fachada”, expresa.

 

El contraste de color es un concepto básico para definir la 'envolvente'; este elemento le dará identidad. Además del tema estético, la estructura -explica Cueva- obedece al sistema constructivo de la edificación, a las normativas legales que afecten al predio, a conceptos de composición arquitectónica y al presupuesto.

 

La sinergia entre fachada, estructura y funcionalidad dependen del arquitecto. Aunque cada vez hay fachadas más modernas, estas sólo se muestran en la cara principal de la edificación. "Es lamentable que haya edificios en las que la 'envolvente' -que da a la vía principal- tenga una gran carga de diseño, mientras que el resto sea más tradicional", asegura Cueva.

 

ILUMINACIÓN INTERIOR

 

La fachada incide directamente en la cantidad de luz natural que ingresa al edificio. Si los ventanales de la fachada están distribuidos de manera correcta, el edificio reducirá su consumo de enegería eléctrica, aprovechando la mayor parte del día, la iluminación natural. Los clientes valoran, a la hora de elegir un bien inmueble, este aspecto. En la mayoría de casos influye el tipo de vidrio que se coloque en los edificios.

 

Según Proaño, los vanos amplios o pequeños, también incidirán directamente en la iluminación interior del edificio. "Fachadas con grandes ventanales se traducen en espacios con excelente iluminación que, en espacios reducidos, generan la sensación de amplitud. No obstante, no es algo de lo que se deba abusar".

 

Pero no se trata solamente de luz. Dependiendo del comprador, los ventanales pueden causar falta de confort térmico, sensación de inseguridad o falta de privacidad. El criterio del arquitecto y el concepto del diseño son indispensables para lograr un balance adecuado en el uso de ventanales, finaliza Joan Proaño.
 

 

No Comments

Post A Comment