El planeta tiene un problema con la construcción

No importa si es una casa de construcción antigua o un edificio de última generación, los espacios en los que habitamos están generando un gran impacto en el medio ambiente. ¿Cómo la tecnología y el diseño pueden cambiar esta realidad?

Actualmente, uno de los principales desafíos de esta industria es poder reducir la inmensa huella que deja en la naturaleza. Según la Alianza Global para Edificios y Construcción, la Agencia Internacional de Energía y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, a nivel mundial, el sector de la construcción y las operaciones de las edificaciones fueron responsables del 36% del uso final de energía y el 39% de las emisiones de dióxido de carbono en 2018.

➤ Ver también: Importancia de los materiales sostenibles en construcción

Por esta razón, arquitectos, diseñadores y legisladores están realizando esfuerzos para impulsar la sostenibilidad dentro de este entorno. Uno de los objetivos es construir edificios “ecológicos” que puedan adoptar medidas que van desde el uso de materiales sostenibles, hasta el despliegue de tecnologías eficientes, como la iluminación automática y las bombillas LED.

 

¿Qué pasa cuando gran parte del inmobiliario del planeta es antiguo y no se tomaron en cuenta estos factores para su construcción?

Palacio de Westminster, Reino Unido

Por ejemplo, Reino Unido posee muchos edificios que tienen más de 100 años. Si bien estas estructuras pueden ser estéticamente llamativas, a menudo están relacionadas con varios problemas como el aislamiento, la ventilación o los altos costos de mantenimiento. Esta situación abre el debate sobre si es mejor derribar estas construcciones y comenzar desde cero; o modernizar y renovar edificios antiguos para reducir los costos de mantenimiento y sobre todo el impacto ambiental.

“Definitivamente, la actualización es el mejor camino a seguir” expresó Cristina Gamboa, directora ejecutiva de World Green Building Council. “Tiene que haber una sensibilidad y una conciencia de los recursos limitados que tenemos en el mundo” agregó.

Hasta la fecha, 28 ciudades -incluido Londres, Tokio, Sídney, Nueva York y Johannesburgo- se han suscrito al compromiso de edificios carbono neutro del Consejo Mundial de la Construcción Ecológica. Gamboa elogió el liderazgo de estas metrópolis, afirmando que están promulgando políticas para edificios con cero emisiones de carbono y ofreciendo incentivos para que la industria se transforme rápidamente.

Si bien la modernización y las promesas pueden ser una forma útil para impulsar la sostenibilidad en el sector, no será posible construir sin materiales como el cemento. No obstante, es tarea de todos los gobiernos incentivar alternativas que satisfagan las necesidades de la población y al mismo tiempo sean responsables con el medioambiente.

 

Fuente: Texto original tomado de CNBC.

No Comments

Post A Comment