Cohete en impresión 3D/ Fotografía: Pixabay

El futuro se imprime en 3D

La impresión 3D se abre paso en un entorno fértil que aún debe explorar las posibilidades que la incorporación de esta tecnología demanda. Beneficios como: la velocidad, el ahorro de costos y la mínima cantidad de recursos requeridos hacen de la impresión 3D un aliado del campo de la construcción que actualmente, anticipa su uso para construcciones con fines humanitarios, así como edificaciones en el espacio exterior.

De puentes a rascacielos

14 de diciembre de 2017, el primer puente de hormigón impreso en 3D surge en un parque del municipio de Alcobendas, ubicado en la comuidad de Madrid. Hoy en día, este proyecto data como la primera pasarela para viandantes del mundo. Cerca, en Dubái, el apabullante ‘Burj Khalifa’— rascacielos más alto del mundo— presenta las primeras oficinas impresas en 3D. Por otro lado, las start up´s no se quedan atrás, una de ellas, ‘Cazza’ tiene por objetivo edificar el primer rascacielos impreso en 3D del planeta.

Puente impreso en 3D, ubicado en el municipio de Alcobendas/ Fuente: Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña
Puente impreso en 3D, ubicado en el municipio de Alcobendas/ Fuente: Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña

Impresión humanitaria

La ONU calcula que 1.000 millones de personas en todo el mundo viven en asentamientos irregulares y que esta cifra se multiplicará para el año 2050. Las viviendas en 3D surgen como una respuesta ante la necesidad del mundo por dotar de un hogar seguro a las personas sin recursos, así como de edificar construcciones sostenibles. Se calcula que las viviendas en 3D podrían abrirse campo en favelas, países que presentan condiciones ambientales extremas, campos de refugiados o como refugio ante catástrofes naturales.

Casas impresas en 3D/ Fotografía: Pixabay
Casas impresas en 3D/ Fotografía: Pixabay

Construir en la luna

El 20 de marzo de 2018, la revista Nature publicó una investigación del Laboratorio de Ingeniería de Tejidos y Fabricación Aditiva de la Northwestern University que determinaba la factibilidad de imprimir estructuras, herramientas y bloques de construcción, utilizando sucedáneos de polvo lunar elaborados por la NASA. Mientras que, la Agencia Espacial Europea, conjuntamente con el arquitecto Norman Foster han estudiado la creación de bases lunares impresas en 3D, que solo requerirían un 10% de materiales terráqueos.

Proyecto MARSHA/ Fotografía: Plompmozes
Proyecto MARSHA/ Fotografía: Plompmozes

No quedan más de una o dos generaciones para comprender y explotar las infinitas posibilidades que el mundo de la impresión 3D ofrece. Hoy en día, solo queda innovar por lograr mantenerse a la par de lo que dicta el futuro de la construcción.

Fuente: El País

Fotografías:

Cohete impreso en 3D- Pixabay

Puente impreso en 3D- IAAC

Casas impresas en 3D- Pixabay

Proyecto MARSHA- Plompmozes

No Comments

Post A Comment