El diseño de una comida feliz: McDonald’s y la experimentación arquitectónica

Puede parecer ridículo, pero sucede que la franquicia de comida rápida más grande del mundo jugó un papel determinante en la historia de la arquitectura. Tal como la “receta secreta” utilizada por McDonald’s nunca ha cambiado, el diseño de la icónica marca se ha mantenido igual desde sus inicios.

➤ Ver también: ¿Cómo se dobla el bambú para crear estructuras curvas?

McDonald’s ha explorado mucho en arquitectura, contratando incluso a algunos de los arquitectos más importantes para diseñar algunos de sus locales, transformando la banalidad de la vida cotidiana en una experiencia única e innovadora. Con más de 30.000 locales en funcionamiento en todo el mundo, McDonald’s está presente incluso en los rincones más remotos.

Aunque la mayoría de sus restaurantes son completamente ajenas a su contexto específico, McDonald’s nunca ha dejado de experimentar para distinguirse de manera única, rompiendo con sus propios estándares y reinterpretando sus estructuras operativas.

Mcdonald’s es un caso de estudio único, un experimento arquitectónico que terminó acuñando una de las tipologías arquitectónicas más reconocibles y el concepto mismo de comida rápida. Sin embargo, aparte de todos estos experimentos, algunos de sus elementos fundamentales siguen siendo idénticos desde el principio.

Los enormes arcos amarillos en forma de “M” representan la monumentalidad deseada por la marca, así como la combinación de colores en rojo y amarillo (o ketchup y mostaza) marca el imaginario colectivo de cómo debería verse el interior de una tienda McDonald’s. Ambas cosas, tanto el símbolo monumental como la combinación de colores, fueron creaciones muy innovadoras e incluso atrevidas para la época, cuando la moda era Decô. Desde entonces, McDonald’s ha seguido evolucionando e innovando, estableciendo una de las marcas más reconocidas y valiosas jamás creadas por el hombre.

A finales de la década de 1960, la cadena de comida rápida abandonó sus enormes edificios art-deco para adoptar un nuevo aspecto, de más ligero a más moderno. Sus estructuras horizontales con techo abuhardillado evolucionaron lentamente para crear un estilo propio, más “moderno”, hasta llegar a la forma en que lo conocemos hoy.

Aunque la evolución de la arquitectura de las tiendas McDonald’s puede no ser un tema muy atractivo o investigado, debemos admitir que ha tenido un impacto significativo en la evolución histórica de una de las tipologías arquitectónicas más universalmente reconocidas. Parte del éxito de McDonald’s tiene que ver con lo poco que ha cambiado con el tiempo y los riesgos calculados que la marca decidió asumir a tiempo.

La búsqueda de replantear un ícono como McDonald’s es sin duda un verdadero desafío, algo que solo estimula nuestra imaginación y voluntad de crear a través de la experimentación y la innovación.

Texto original tomado de Plataforma Arquitectura.

No Comments

Post A Comment