El aporte del trabajador cementero es clave en el desarrollo del país

Cada 15 de noviembre se celebra el Día del Trabajador Cementero, una fecha para resaltar el esfuerzo de quienes se dedican a esta actividad clave para el crecimiento del país.

La construcción incide de forma positiva en la economía, ha llegado a significar hasta un 10% del PIB y se estima que genera alrededor de 500.000 plazas de trabajo directo y más 1,3 millones indirectos, relacionadas a la fabricación, distribución y comercialización de bienes y servicios.

➤ Ver también: Cemento y hormigón con enfoque hacia la sostenibilidad

A inicios de 2020, el panorama para la construcción era similar al de 2019, con ligeros signos de recuperación. Sin embargo, la crisis sanitaria a escala mundial, causada por la pandemia del Covid-19, modificó los escenarios. Ahora, este sector golpeado por la crisis, no solo sanitaria sino económica, busca reactivarse.

 

Valores fundamentales del servicio

La labor que ejerce el trabajador cementero se enmarca en la búsqueda de la reactivación económica, mediante la oferta de productos y servicios ajustados a las necesidades del constructor, con los más altos estándares de calidad y gestión ambiental.

 

Aporte a la construcción sostenible

La labor que realiza el trabajador cementero se basa en el compromiso con el sector. Está pendiente de velar por el cumplimiento de todas las buenas prácticas industriales, bajo los principios de sostenibilidad y comenzando con la selección responsable de las materias primas, que son la base sobre la que se sustenta todo el sistema.

 

El apego a altos estándares ambientales, de producción y comercialización, sumados a procesos con enfoque en la mejora continua, garantizan un producto ecuatoriano de calidad, que satisface las necesidades más específicas del mercado.

No Comments

Post A Comment