Ediles y gremios vuelven a fiscalizar el Metro de Quito

 

Los concejales del Movimiento Vive y los representantes de los colegios de profesionales analizaron la situación de este proyecto de transporte. Esta instancia busca que el proyecto se desarrolle en óptimas condiciones, técnicas y económicas.

 

Los costos del Metro, la controversia que hay por el supuesto caso de corrupción de Odebrecht en Brasil y las recomendaciones planteadas por este organismo, en diciembre pasado, fueron discutidos.

 

Actualmente, el precio del Metro es de USD 1.940,9 millones, 440,9 millones más de lo previsto inicialmente. Este nuevo costo incidirá en las finanzas municipales. La capacidad de endeudamiento del Cabildo, que es de alrededor de USD 1.400 millones al año estará casi al límite en el 2017 y el 2018, sostuvo Sergio Garnica, concejal de SUMA-Vive.

 

“Serán años complicados. El Municipio deberá buscar otros mecanismos para financiar nuevos proyectos”, precisó.

 

Por la magnitud de esta obra, la Comisión de Fiscalización coordinó para retomar sus actividades y dar seguimiento a la incidencia que han tenido las recomendaciones planteadas, a fines del 2014, al alcalde Mauricio Rodas.

 

Entre estas se encontraban: establecer el porqué de la diferencia de costos del proyecto, determinar el precio que demandarán las obras complementarias, solicitar a la Contraloría un informe sobre los estudios realizados por MetroMadrid y optimizar el proyecto.

 

“Nuestra presencia deber ser tomada en cuenta, de manera seria, no estamos aquí para calentar el asiento ni para hacer discursos sin sentido, sino para hacer un aporte a este proyecto”, mencionó Handel Guayasamín, presidente del Colegio de Arquitectos de Pichincha.

 

Además, agregó que la responsabilidad de esta comisión radica en hacer las observaciones y la de la Alcaldía en tomar decisiones al respecto. “Esta obra se debe construir en las mejores condiciones”.

 

La ejecución del Metro dinamizará la economía local y mejorará la movilidad en la ciudad. Pero se requiere información de la Contraloría de los procesos ejecutados en la administración municipal anterior, mencionó Gabriel Secaira, del Colegio de Ingenieros Civiles de Pichincha.

 

La Comisión de Fiscalización solicitará al alcalde Mauricio Rodas, de manera oficial, un informe para conocer qué recomendaciones fueron acogidas. Además, una vez que se levante la cláusula de confidencialidad de la fase dos del Metro se solicitará información adicional.

 

El Metro está por ingresar en la recta final para el inicio de la construcción. La Comisión de Presupuesto analizará los informes del Comité de Deuda sobre la capacidad financiera del Cabildo para obtener un crédito adicional. Luego este tema será tratado en el Concejo y se dará luz verde a este proyecto.

 

En este sentido, Jorge Merlo, del Colegio de Ingenieros Civiles, agregó que el aporte de estos gremios debería ser considerado por las autoridades. “Deben tomarse en cuenta las observaciones técnicas planteadas por esta comisión”.

 

El trabajo de la Comisión de Fiscalización es un aporte cívico de los representantes de los colegios profesionales y de ediles del bloque SUMA-Vive.

 

Esta se conformó en el 2014, luego de que en julio de ese año se identificó una diferencia de precios entre el valor referencial y las propuestas económicas planteadas por los oferentes para construir la fase dos del Metro (túnel y paradas).

 

Participaron, además, Lucía Trávez, edil alterna de Mario Granda, Andrés Oquendo, del Colegio de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos de Pichincha, y Mauricio Anderson, gerente de la Empresa Metro de Quito.

 

Los procesos adicionales

 

La Empresa Metro de Quito aspira a que -una vez que se evacúen los trámites en el Municipio- se cumpla con la adjudicación de la obra y la firma del contrato con el consorcio Odebrecht-Acciona. Así la construcción se iniciaría en este mismo año.

 

Para estas gestiones se requerirá la no objeción de los organismos multilaterales.

 

Fuente: El Comercio  

No Comments

Post A Comment