Domótica: brinda bienestar y comodidad

 

Para hablar de domótica es necesario hacer un aclaración, con el objetivo de comprender el concepto amplio que involucra la palabra. Esto es lo que propone Adrian Ortega, gerente de Soluciones Domóticas y Electrónicas (Sodel), una empresa cuencana dedicada a la instalación de este tipo de tecnología en construcciones.

 

“Cualquiera puede poner un sensor para que la luz se prenda y apague según el movimiento”, comenta Ortega al preguntarle sobre la automatización. “En cambio, la domótica involucra la integración de todos los sistemas eléctricos y electrónicos de una casa”, enfatiza. Esto quiere decir que aspectos como la iluminación, seguridad, comunicación, electricidad, audio y video deben estar centralizados. Así se logra ahorro energético y un mayor confort.

 

La esencia de una casa domótica es su capacidad de comunicarse entre habitaciones y con el exterior. Para lograrlo, Sodel utiliza un cable UTP de un número mayor al convencional. Todos estos enlaces convergen en un tablero que controla la parte eléctrica, de manera que los riesgos de sufrir cortocircuitos se minimizan drásticamente. La instalación de los aparatos y conexiones domóticas pueden ser a través de cableado, usando líneas de tensión convencionales –solo para comunicación– y a través de tecnología ‘wireless’. Esta última se usa, sobre todo, en viviendas lista, ya que abarata costos en el sistema de cableado.

 

En Ecuador, no existe una normativa específica sobre domótica. Las empresas que trabajan en este campo se basan en normas internacionales y la adaptan a la realidad del país. El experto de Sodel añade que es mandatario realizar un estudio previo a la instalación, pues hay que verificar el estado de los cables y evitar cortacircuitos, sobre todo, cuando se trata de un bien edificado.

 

En el caso de los inmuebles en construcción, Ortega explica que los servicios más solicitados son los relacionados a la iluminación. “El mismo sensor que controla la luz, puede centralizar aspectos como alarmas de seguridad y el encendido y apagado de artefactos eléctricos”, asegura.

 

Cuenca es una ciudad que no ha sido ajena al desarrollo tecnológico domótico. De hecho, en esa urbe hay varias empresas dedicadas a esto, aunque el gerente de Sodel comenta que en donde hay más acogida es en Guayaquil, incluso más que en Quito. En palabras del experto, esto se debe a que en la costa la gente no es tan reacia al cambio a diferencia de la sierra.
La domótica se ha acercado a los diferentes tipos de vivienda gracias a que su precio es, cada vez más, asequible. Ortega enfatiza que no es que el costo de los dispositivos y de la instalación haya disminuido, sino que ahora con el mismo aparato se pueden hacer diferentes automatizaciones. “Por ahora, con USD 1.500 se controla áreas sociales y luces externas. Para el próximo año, con el mismo presupuesto, se podrá tener más funciones, ya que el equipo aumenta su tecnología y tiene más alcance”.

 

Lo interesante es generar conexiones que ayuden a los hogares a funcionar de forma independiente, es decir, automática. De ahí la importancia de contar con expertos a la hora de instalar este tipo de tecnologías. 

No Comments

Post A Comment