Decoración, combinaciones ilimitadas

 

Las piedras decorativas se han ganado su popularidad en la decoración de interiores y exteriores. Este material, hecho de concreto arquitectónico, es una mezcla de una alta dosificación cementicia, agregados pétreos y óxido de hierro. Este tipo de piedras pueden ser ocupadas en interiores y exteriores y permiten al propietario personificar los ambientes, dándole un aspecto moderno o rústico. Posiblemente, no existe ningún otro material constructivo que presente tanta diversidad de colores y formas.

 

La superficie de las piedras decorativas es porosa, por lo que los expertos no recomiendan su instalación en baños y cocinas. No obstante, pueden colocarse en cualquier otra superficie, siempre que no estén sumergidas.

 

Su instalación es relativamente fácil, pero se debe tomar en cuenta ciertas consideraciones. Es necesario verificar que la pared no tenga filtraciones, pues estas dañarían el material. Además, no son aptas para colocarse sobre pintura, por lo que si la pared tiene color, hay que picarla antes de que sean instaladas.

 

Las piedras decorativas están diseñadas para durar toda la vida, siempre que su mantenimiento sea continuo y realizado por un técnico, para evitar daños en el material.

 

Si se coloca en superficies que estén expuestas a la lluvia o a la radiación solar, como por ejemplo en las fachadas o terrazas, es recomendable colocar un sellante para garantizar su durabilidad y el aspecto estético que dotan a la estructura.

 
No Comments

Post A Comment