¿Cuál es la estructura más adecuada para mi proyecto?

 

Parte fundamental de toda planeación arquitectónica y de construcción radica en elegir el tipo de estructura que formará el “esqueleto” de la obra, por lo que es importante conocer las necesidades específicas del inmueble.

 

Hay que preguntarse: ¿para qué lo vamos a utilizar?, ¿dónde y cómo lo vamos a construir? Además, contar con un diseño y cálculos que garanticen la seguridad y estabilidad de la obra. Es importante saber los parámetros y los procesos para desarrollar una estructura.

 

Los primeros parámetros que se debe tomar en cuenta para elegir cualquier sistema estructural son su estabilidad con el fin de evitar volcaduras y derrumbes, su rigidez para evitar deformaciones en presencia de fenómenos naturales o incidentes, y su resistencia a las cargas que sostenga como techos, losas y elementos prefabricados.

 

Entre los sistemas estructurales que se pueden emplear destacan dos sistemas constructivos que cumplen con los parámetros anteriores y son los más recurrentes en las construcciones. Por un lado las estructuras de acero y por otro las estructuras de concreto, cada uno con ventajas competitivas acordes al tipo de construcción a realizar.

 

Estructuras metálicas: son estructuras conformadas en más de su 80% por elementos metálicos, que se destacan por su rapidez de fabricación y montaje; además de ser estructuras ligeras, resistentes, duraderas e, inclusive, reutilizables.

 

Algunas aplicaciones de las estructuras se dan en sistemas de marcos rígidos o dúctiles de varios niveles para edificios corporativos, plazas comerciales y hoteles, por su facilidad de colocación y transporte. También  se aplican en estructuras de cubierta, que suelen ser económicas y ligeras, utilizadas en bodegas y naves industriales.

 

Estructuras de concreto: se caracterizan por ser moldeables en formas complejas estructurales, dando libertad arquitectónica en comparación a otros sistemas constructivos. Respecto a su desarrollo, estas estructuras pueden ser realizadas ‘in situ’ o por la unión de elementos prefabricados, lo que acelera su desarrollo.

 

Si bien es importante conocer las características de las estructuras, de acuerdo a los materiales utilizados, su aprovechamiento radica en un eficiente diseño y cálculo estructural por parte de especialistas en la planeación y proyección de su proyecto.

 

Artículo originalmente publicado por: Forta Ingeniería

No Comments

Post A Comment