Covid-19: el deseo de viviendas accesibles para toda la vida

La pandemia ha obligado a millones de personas a recluirse en sus domicilios durante semanas y han aparecido cuestionamientos sobre la calidad de vida. ¿Las viviendas actuales ya no son suficientes?

➤ Ver también: Decrecimiento en la región: impacto de la pandemia por Covid-19

Diversas agencias inmobiliarias constatan que la mayoría de clientes demandan ahora hogares más iluminados, ventilados y que dispongan de espacios abiertos. Un cambio de tendencia causado por las restricciones impuestas a nivel mundial.

La sala de estar se convirtió en un espacio polivalente que funciona como zona de juegos o un despacho para teletrabajar. Los balcones y las terrazas se convirtieron en un espacio privilegiado que mejoró, notablemente, la experiencia del confinamiento para muchas personas.

Viviendas más habitables

El confinamiento ha resultado menos duro para aquellos individuos que habitan en viviendas bien ventiladas y que disponen de espacios intermedios como balcones, terrazas o patios. También, para los inquilinos de edificios de viviendas unifamiliares o plurifamiliares situados cerca de zonas verdes.

Estas construcciones también deben disponer de un diseño accesible, adaptado a personas con discapacidad y/o movilidad o comunicación reducida, para mejorar el confort y la seguridad de todos los usuarios. Esto no implica, necesariamente, un aumento en la superficie de las viviendas. Se trata de incorporar aspectos de diseño que puedan mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

¿Cuál es el futuro a corto plazo?

Superada la pandemia, se espera volver al tipo de viviendas que se construían a inicios del siglo XX, donde se potenciaba la salubridad mediante espacios amplios, que mejoran la ventilación e iluminación. Además, se impulsarán las terrazas comunitarias en edificios de viviendas, destinadas a diversos usos: huertos urbanos, zonas de recreo infantil o parques para personas mayores.

La crisis ocasionada por el Covid-19 ha acelerado el proceso que hará que la arquitectura del siglo XXI sea la arquitectura de la gente mayor, basada en una nueva accesibilidad que facilitará que -con el paso de los años- podamos seguir disfrutando de nuestras viviendas independientemente de nuestras capacidades. Se trata de apostar por casas accesibles para toda la vida.

Texto original tomado de The Conversation.

Tags:
,
No Comments

Post A Comment