Continúa el incumplimiento de las normas de seguridad en la construcción

Las medidas de prevención incluyen también la colocación de una red especial que sostenga o amortigüe las posibles caídas de los obreros que trabajan en una losa y la señalización interior de los espacios vacíos (donde van las escaleras y los ascensores) para prevenir accidentes laborales.

Al igual que barandas metálicas en los perímetros de las losas no terminadas o un arnés sostenido a una línea de vida que tenga una resistencia de 5.000 libras, en donde exista riesgo de caídas de altura.

El objetivo es precautelar la vida de los trabajadores de una construcción y la integridad de los transeúntes. Toda obra tiene que cumplir esta y otras disposiciones establecidas en el Reglamento 174 de Seguridad y Salud para la Construcción y Obras Públicas expedido en enero de 2008.

El incumplimiento es más notorio en las obras pequeñas como edificaciones de casas o ampliaciones, en las que no se aplican estas medidas de prevención. Pero, tampoco se observan estas medidas en las obras más grandes, como en edificios que superan los cuatro pisos de altura. “Solo siete de unos quince edificios grandes que se construyen actualmente en el Gran Guayaquil utilizan medidas de protección colectiva” indica Arcentales, es decir, un 45 %.

El cumplimiento es casi total en las construcciones más grandes, cuyo financiamiento depende de capitales extranjeros o en la obra pública. 

El costo de aplicación de las medidas de seguridad depende de la envergadura de la obra, pero en promedio no supera el 1 % del costo final del proyecto. La Organización Mundial de la Salud recomienda asignar entre el 2 % y el 3 % del costo del proyecto para financiar las medidas de seguridad, que incluyen capacitación ante posibles riesgos.

Luis Romero, representante de la Federación de las Cámaras de la Construcción ante el Comité Interinstitucional de Seguridad e Higiene del Trabajo, afirma que el problema se da porque la mayoría de los propietarios de obras y los constructores no incluyen en sus presupuestos referenciales el financiamiento de la prevención, capacitación y protección colectiva, como lo dispone el reglamento 174. 

Texto original tomado de El Universo.

No Comments

Post A Comment