Construir sostenible es más rentable en Ecuador

El moderador de este espacio fue Ricardo Dueñas, CEO de Ekos, y las panelistas invitadas fueron Gabriela Sommerfeld, gerente general de Le Parc Hotel, y Adriana Benalcázar, especialista en Certificación Edge. 

Gabriela Sommerfield, gerente general de Le Parc Hotel

Sommerfeld arrancó la charla diciendo que “vivir sostenible es dejar de actuar de forma individual y empezar a ver el mundo de una forma más holística y consciente.” Para eso, debemos cambiar nuestras actividades diarias e implementar buenas prácticas de sostenibilidad, añadió. 

Habló de un nuevo proyecto. Se trata de la ampliación de las instalaciones del Hotel Le Parc. “Desde el inicio, optamos por hacer bien las cosas, de trabajar en una planificación con proyección al futuro y de rodearnos de profesionales y consultores que nos ayuden a construir de forma sostenible”.

Así, esta obra está marcando la hoja ruta de construcción bajo parámetros Edge y Leed, y actualmente está en proceso de obtención de la certificación de Desarrollo Limpio, entregada por la ONU. 

En esta línea, explicó cómo implementan prácticas en eficiencia energética a través de panelería solar, bombas de calor que generan su propia energía y vidrios que regulan la temperatura de los diferentes espacios. 

Otra de las bondades de este sistema constructivo es la recolección del 60% de aguas lluvia, las cuales bajan desde la terraza hasta el subsuelo, para ser tratadas y potabilizadas. 

“Las ciudades son los mayores contaminantes del mundo, por eso debemos poner nuestro granito de arena al momento de escoger a los mejores aliados y proveedores, quienes nos ayuden a cumplir nuestro objetivo ambiental”, dijo Sommerlfeld. “No podemos -como sector privado- esperar que todo lo resuelva el gobierno”, finalizó.   

Adriana Benalcazar, especialista en Certificación Edge 

“Como ciudadanos del mundo debemos encontrar un equilibrio entre lo económico, social y ambiental, con el fin de tener un triple impacto”. Así comenzó la ponencia de Benalcazar, quien explicó que una edificación promedio genera un 30% de gases de efecto invernadero, desperdicia un 36% de energía y mal usa un 25% de agua. 

Sin embargo, aseguró, que tanto las empresas como los ciudadanos son cada vez más conscientes de su impacto en el planeta. “Actualmente existe más aceptación de la Certificación Edge, muestra de ello es que en el país hay más de 40 proyectos certificados, los cuales ahorran una media de 4.500 toneladas de gases de efecto invernadero”, aseguró. Indica, además, que varias instituciones financieras están comprometidas a apoyar y financiar este tipo de proyectos. 

Piensa que los constructores, sin duda, se pueden apalancar en estos incentivos como una ventaja competitiva y una forma de reducir costos. Desde el lado del gobierno, estableció que también es necesario contar con políticas públicas, como incentivos tributarios, para dar impulso a la construcción verde. 

Finalmente, Adriana terminó su presentación diciendo que es”indispensable romper el paradigma de que construir es caro. Al contrario, la eficiencia energética, hídrica y de materiales deben ser los parámetros de construcción”.


No Comments

Post A Comment