Construcciones de cemento afectan millones de kilómetros del océano

Los humanos han levantado sobre el mar unas 500 islas en las últimas décadas. Si a eso se le añaden los puertos, marinas, rompeolas, plataformas petrolíferas, espigones y parques eólicos, las construcciones ya afectan al 0,5% de los océanos.

El porcentaje no parece impresionante pero el cemento se concentra, en su mayoría, en la estrecha línea de la costa. China, con sus piscifactorías, encabeza un crecimiento de la tierra -a costa del agua- que se multiplicará en la próxima década.

Un grupo de investigadores ha usado diversas fuentes, desde imágenes de los satélites a estadísticas portuarias, para estimar el alcance de la huella humana en el mar. El estudio, publicado en Nature Sustainability, reconoce que solo han podido medir una pequeña parte de las construcciones humanas en el mar. Muchas de ellas no son detectadas desde el aire o no hay datos fiables.

 

Al estimar los impactos de largo alcance, el estudio encontró que hasta 3,4 millones de km² de todos los océanos sufren la presión humana, ya sea directa o indirecta.

 

“La huella física de todas las estructuras combinadas es de 32.000 km²” explicó Ana Bugnot, de la Universidad de Sídney (Australia). “Puede que, comparado con las dimensiones de todo el océano, no parezca demasiado, pero como están concentradas en las zonas costeras, el área es muy importante” añadió.

En efecto, a excepción de los cables submarinos, la mayoría de las construcciones (el 99%) se ha levantado dentro de la zona económica exclusiva o mar patrimonial de los países, que no se extiende más allá de los 200 kilómetros. Un 47% de los parques eólicos no están más allá de 10 kilómetros de la playa y un porcentaje similar de las plataformas petrolíferas se encuentran a menos de 40 kilómetros.

“En todo caso, todas estas cifras son una estimación muy a la baja, ya que hay grandes lagunas en los datos” aclaró Bugnot. Por ejemplo, no encontraron información sobre la huella física de la acuicultura marina de grandes productores como Japón, Chile o Noruega. De los países que sí hay datos, destaca China, que ha desplegado instalaciones para la cría y engorde de pescado en 12.600 km² de sus costas, un tercio del total de las transformaciones humanas en el mar.

 

La inmensa mayoría de los puentes y túneles marinos están en el hemisferio norte.

 

Tras la acuicultura, el segundo tipo de infraestructura son los puertos y marinas. Estas últimas se concentran en las costas de Estados Unidos, donde el 50% de su litoral ya ha sido modificado por los humanos, y Canadá. Entre ambos países acumulan el 34% del área dedicada a puertos deportivos.

La mitad del espacio ocupado por las plataformas petrolíferas se encuentra en el golfo de México, cifra que se eleva a dos tercios si se le suman las que hay en el mar del Norte. En buena parte de este mar y en otras porciones de la costa británica, se hallan la mayoría de los parques eólicos y granjas mareomotrices.

Además del impacto directo, el avance humano sobre el mar va más allá de los pocos kilómetros que hay alrededor de un rompeolas o una plataforma. Determinadas instalaciones, como los tradicionales diques de los Países Bajos o las modernas granjas de turbinas submarinas, alteran el ecosistema mucho más lejos de donde está el cemento.
Destacado

 

Según sus proyecciones, se espera que la porción del mar ocupada por el cemento y el metal crecerá casi en un 25% en la próxima década.

 

Texto original tomado de: El País

No Comments

Post A Comment