Construcción: Antes, durante y después del Covid-19

Si una palabra define al sector de la Construcción es vigor. Resistencia, también. Sus actores en Ecuador llevan más de cuatro años con serios problemas y ante una emergencia sanitaria y económica sin precedentes como ésta, se adaptan ante el nuevo escenario con propuestas. Es la tónica en el mundo ya que este sector, por los encadenamientos que provoca, es importante para recobrar la actividad económica.

En nuestro país, acorde a datos de Henry Yandún, CEO de Kubiec, el sector se nutre del trabajo de más de 480.000 personas -entre empleo adecuado y no adecuado-. “Esto es USD 20.0000 millones de produccion bruta”, precisó en uno de los Ekos CEO Panel.

Lo cierto es que este sector es uno de los mejor preparados para un retorno organizado, como ha quedado claro desde inicios de mayo. Cuenta con el conocimiento y recursos, plasmados en protocolos de trabajo.

Xavier Romero, CEO de Romero & Pazmiño, propone que se opten por decisiones y estrategias creativas. “El
año ya venía complicado en términos de venta, tuvimos que ser muy creativos en temas digitales y hemos comenzado a ver resultados”. La apuesta del sector debe seguir en esa línea. “Nuestro sector puede ser un actor importante para recobrar la actividad económica para eso vamos a necesitar un impulso decisivo del gobierno, los recursos bien usados pueden tener un gran impacto, manifestó a nuestro aliado editorial Ekos.

 

Al momento hay más preguntas que certezas

La crisis plantea dudas a corto y medio plazo como, por ejemplo, si se continuará construyendo el mismo número y el mismo tipo de viviendas. El mundo cambió, la normalidad es otra. De igual manera las necesidades de la sociedad y de los consumidores. Por ello, expertos apuntan que, siempre que la economía lo permita, el sentimiento de vulnerabilidad frente a nuevas pandemias hará que aumente la demanda de viviendas más sostenibles y en entornos más saludables.

La sociedad actual, conocida como la ‘indoor generation’ por pasar el 90% de su tiempo en espacios cerrados como el hogar, el trabajo, la cafetería, el gimnasio, etc., buscará nuevos retos: la necesidad de vivir en casas más naturales, más sostenibles, más saludables. Esa tónica permeará las nuevas construcciones en todo nivel, ya sea casas, así como escuelas, hoteles, oficinas u hospitales.

Por ello, el sector de la construcción, con su mirada hacia el futuro, no solo buscará reactivarse y recuperarse sino que a mediano y largo plazo lo hará, pero pensando en el diseño de las ciudades del mañana donde el exterior no se convierta en una zona prohibida, sino que sea un espacio seguro y habitable.

Con ello en mente, varias firmas de arquitectos han estado proyectando cambios que auguran desde el fin de los rascacielos hasta la introducción masiva de tecnologías que nos permitan ir por la vida sin entrar en contacto directo con nada de lo que nos rodea. No cabe duda que la pandemia ha obligado a la reclusión, readaptación y revaluación de los espacios del hogar. Hechos que han dado vida a la arquitectura post Covid-19, una nueva rama arquitectónica que pone en evidencia el valor de la comunicación. Nada está dicho, un nuevo camino para la construcción se empieza a forjar.

➤ Para más contenido, visite nuestra revista híbrida

No Comments

Post A Comment