Conozca los beneficios de los innovadores falsos techos

Los avances de la arquitectura han conseguido que cada vez se incorporen de mejor manera dos aspectos fundamentales: estilo y funcionalidad. Uno de los recursos más utilizados para conseguirlo son los falsos techos, llamados así porque no forman parte de la construcción original, sino que son incorporados luego por debajo del techo real, quedando entre estos un espacio funcional. Para la instalación de este techo secundario se utiliza una perfilería de metal, lo que hace que el proceso sea bastante rápido y fácil.

Los falsos techos o techos desmontables pueden implementarse en innumerables espacios como oficinas, cocinas, baños, dormitorios, y hasta establecimientos comerciales. Los usuarios demandan con más frecuencia esta alternativa gracias a los beneficios que aportan, a continuación se los presentamos.

Ocultación de instalaciones:

Los falsos techos dan posibilidad de que las instalaciones de climatización, sistemas antiincendios y otras, queden ocultas. Sin embargo, gracias a sus características, permite seguir teniendo acceso a éstas, en caso de que algún tipo de reparación o mantenimiento sea necesario.

Función estética:

Estos elementos buscan mejoras en las proporciones de las salas bajando la altura, sin olvidar el acabado de los productos, que también pueden buscar un aspecto más decorativo según las necesidades del espacio.

Aislante térmico y acústico:

Los techos suspendidos permiten la formación de diferentes capas de aislamiento tanto acústico como térmico en el espacio formado entre el techo suspendido y el forjado superior, con lo que se puede mejorar las características acústicas y térmicas, algo perfecto si se trata de dormitorios.

Resistencia al fuego:

Esta propiedad dependerá del tipo de falso techo que se escoja y de sus características, siempre que se elijan materiales no combustibles o con contribución muy limitada al fuego, con baja producción de humos y que no generen gotas inflamadas. Estas instalaciones dan una mayor seguridad en caso de incendio, algo muy importante, por ejemplo, en zonas con instalaciones eléctricas.

Resistencia a la humedad:

Cada vez es más habitual que los techos afronten condiciones de humedad más exigentes. Los falsos techos son resistentes a este elemento, para evitar que se degraden fácilmente, esto es algo muy importante en zonas como baños, vestuarios y cocinas con tendencia a acumular gran cantidad de humedad y vapor de agua.

Rendimiento antimicrobiano y calidad de aire:

Estos techos inhiben el desarrollo de mohos, hongos y levaduras, haciéndolos aptos para cualquier área. Además, se han desarrollado soluciones para limitar el número de partículas en suspensión en el aire, lo que convierte a estos techos en alternativas ideales para quirófanos, salas de maternidad, laboratorios o similares.

Fuente: Promateriales

Fotografías: Pinterest

No Comments

Post A Comment