Pintura/ Fotografía: Shutterstock

¿Cómo elegir la pintura adecuada para cada tipo de proyecto?

LA FUNCIÓN DE UNA PINTURA NO SOLO ES EMBELLECER, SINO TAMBIÉN PROTEGER LAS SUPERFICIES DE PAREDES Y PISOS. POR LO TANTO, PARA ELEGIR LA ADECUADA, NO SOLO SE REQUIERE ANALIZAR SU APORTE ESTÉTICO SINO TAMBIÉN SUS CARACTERÍSTICAS Y TÉCNICAS DE APLICACIÓN.

Pintura/ Fotografía: Shutterstock

Para pintar paredes y techos interiores, el mercado cuenta con diversas calidades de pinturas que ofrecen precios y cualidades diferentes. Sin embargo, ¿cómo repercute la calidad en el acabado final? y ¿cómo saber que pintura se debe elegir?. En esta nota repasamos estas inquietudes para que el cliente elija la opción que mejor se adapte a las peculiaridades de cada proyecto.

CALIDAD ANTE TODO

Frente a esta premisa, no existe una respuesta rotunda. Aunque lo ideal es contar con la mejor pintura disponible en el mercado, dependiendo del uso que se le dé, no siempre se va a necesitar una calidad elevada. Este sería el caso de zonas donde, por su bajo uso o accesibilidad, como buhardillas o sótanos, se puede sacrificar la calidad y optar por una pintura más económica. Por lo tanto, la clave está en ajustar la calidad a las necesidades del proyecto y, para ello, es necesario conocer cuáles son los aspectos que determinan esta cualidad en una pintura.

CARACTERÍSTICAS ESENCIALES QUE DETERMINAN LA CALIDAD DE UNA PINTURA

La calidad es un compromiso entre muchas propiedades, sin embargo, si alguna podría reflejarla sería la importancia de la lavabilidad en las pinturas de interior para paredes y techos. Esta propiedad expresa la resistencia que una pintura tiene frente al frote, y de ella derivan otras características que definen su calidad, como son la resistencia frente a las agresiones externas, el sellado del soporte y su posible durabilidad. La lavabilidad se encuentra medida en la normativa UNE EN 113300 para la clasificación de pinturas, que establece un baremo de clases del 1 al 5, donde la clase 1 es la de mayor valor.

En general, las pinturas más lavables suelen ser las satinadas, mientras que las pinturas mate ofrecen una mayor cubrición. No obstante, y al contrario de lo que se pueda creer, mayor cobertura no siempre equivale a mayor calidad.

INVERTIR EN PINTURAS DE CALIDAD

Elegir una pintura de calidad ofrece cualidades favorables durante el proceso de aplicación que hacen que éste sea más sencillo y rápido, así como múltiples ventajas una vez aplicada la pintura.

Durante el proceso de aplicación, se puede observar que el consumo de pintura es menor, ya que una pintura con mayor calidad necesitará un menor número de pasadas para cubrir un espacio más grande, y su homogeneización también será más rápida. Además, la aplicación de la misma será más sencilla en pinturas que presentan calidades más elevadas, ya que son productos que se trabajan mejor y producen menos salpicaduras.

Una vez aplicada la pintura, se obtendrá una mayor durabilidad y resistencia a la suciedad, así como un mejor acabado desde el punto de vista estético: los colores de las pinturas de mayor calidad son más vivos, relucientes y presentan un menor desgaste con el transcurso de los años.

En definitiva, frente al factor económico, una pintura de calidad es aquella que cubre las necesidades de un espacio y siempre acaba siendo la opción más rentable.

Proceso de elección de pinturas/ Fuente: Mundo Ferretero

Aprende más sobre ferretería en las Ferro Capacitaciones Guayaquil, inscríbete gratuitamente aquí:

Fuente: Montó 

Fotografía: Shutterstock

No Comments

Post A Comment