¿Cómo atacar el problema generacional de la construcción?

Los gustos o intereses de las nuevas generaciones se encuentran muy alejados de la construcción. Un sector sin relevo generacional y con mano de obra envejecida, donde la mayoría de sus trabajadores supera los 40 años o está cerca de la jubilación.

Los jóvenes prefieren apostar por otro tipo de profesiones, como los relacionados con los servicios y huyen de la construcción, donde solo el 9% de sus empleados son menores de 30 años. Una prueba de esto es que en la última década, el número de alumnos que cursan estudios relacionados con la rama de la construcción u obra civil ha caído un 50%.

El sector alerta de que falta mano de obra cualificada relacionada con los estudios adaptados a las tecnologías actuales. Se necesita mejorar la imagen del sector y atraer al talento joven para que la construcción vuelva a ser una opción laboral para muchos.

Leer también >> BIM: revoluciona la gestión y la metodología de trabajo

Desde el sector, se hace un llamamiento para encontrar trabajadores de este perfil, adaptados a las nuevas formas de construir, relacionadas con la energía eólica, fotovoltaica, aplicaciones de realidad virtual 3D o tecnología BIM.

Foto tomada de archivo.

Construcción industrializada

Una alternativa que puede llamar la atención de los jóvenes está en la construcción industrializada. Se presenta como una opción a la construcción tradicional, utiliza procesos y técnicas innovadores y sobre todo se caracteriza por la producción en taller de componentes que se transportan a su ubicación final para su ensamblaje.

Leer también >> Un espacio diseñado para los amantes del trabajo

La construcción industrializada es un sistema seguro, rentable y rápido de instalar además de sostenible desde el punto de vista medioambiental. No depende de la climatología ya que los elementos a ensamblar se fabrican en taller y no al aire libre; y la siniestralidad laboral es mucho menor ya que las condiciones en el entorno de trabajo son más seguras.

Texto original tomado de El Economista.

No Comments

Post A Comment