Casas contenedores, una solución inmobiliaria que llega a Ecuador

En la última década los contenedores se han convertido en Ecuador en un nuevo elemento arquitectónico, utilizado para construir, bajo un nuevo concepto, diferentes espacios con fines de uso inmobiliario.

➤ Ver también: Primer domo fabricado con envases de Tetra Pak® reciclados en Ecuador

Entre las principales ventajas que tienen este tipo de edificaciones, para las que se debe contar con un espacio o terreno para instalarlas, se destaca su fácil movilización, montaje y costo que está muy por debajo de las construcciones tradicionales.

Específicamente, en cuanto a viviendas, el ahorro en materiales y mano de obra es uno de los puntos que está haciendo que cada vez más ecuatorianos se interesen en adquirirlas. “Luego del terremoto ocurrido en el país el 16 de abril de 2016, los ecuatorianos encontraron en el contenedor no solo un medio de transporte, sino también una respuesta a su necesidad habitacional. A partir de este momento, cada día experimentamos en el cliente un deseo por tener una casa container” dice Carlos Román, gerente general y propietario de Roman’s Container, empresa que ha desarrollado más de 2.500 proyectos con contenedores.

Con Román coindice Luis Chica, vocero y gerente del proyecto Casacont, viviendas en contenedores totalmente amobladas y con todas las instalaciones necesarias. El proyecto “ha tenido una buena acogida debido a su bajo costo, facilidad de elegir modelos y rápida disponibilidad” comenta Chica. Estas casas están totalmente amobladas y poseen todas las instalaciones eléctricas, de agua, alcantarillado y pozo séptico.

La vivienda que Casacont tiene a la venta se construye con un contenedor de 40 pies que mide 12 metros de largo por 2,5 metros de ancho, dando un total de 30 metros cuadrados y que está distribuido en un dormitorio, baño completo, cocina y sala y tiene un costo de USD 15.000.

La empresa ofrece un plan acumulativo con USD 500 de entrada, se entrega al completar el 75% del valor y se construye en tres semanas en cualquier parte del país, a excepción de Galápagos.

Lo que diferencia a este proyecto de los demás es que la casa es entregada al comprador completamente equipada con dos aires acondicionados, dos televisores de 32 pulgadas, encimera de cuatro hornillas, refrigeradora, campana extractora de aire, microondas, cama de dos plazas, sofá cama de plaza y media, mesa de centro y closets y anaqueles.

Chica menciona también que este tipo de construcciones pueden ser calificadas como sostenibles, ya que se construyen a partir de contenedores reciclados y que próximamente utilizarán paneles solares.

Por su parte, Roman’s Container oferta una vivienda modelo de 30 metros cuadrados, realizada en un contenedor de 40 pies High Cube, de 12 metros de largo por 2,40 metros de ancho y 2,90 metros de alto, valorada en USD 10.000 aproximadamente, aunque pueden ir desde los USD 6.000 hasta precios mayores, según sus acabados.

La vivienda, que se entrega en máximo ocho días laborables, está distribuida en dos habitaciones, cocina tipo americano con espacio para una pequeña sala y comedor y un baño completo.

La construcción cuenta entre sus acabados con ventanales y puertas de aluminio y vidrio, el interior está revestido con gypsum en paredes y cielo, el piso es de cerámica antideslizante y -en cuanto a las instalaciones eléctricas- se entregan al cliente con luces LED y tomacorrientes de 110 y 220 voltios. El proceso para adquirirla es mediante un anticipo del 50% antes de la fabricación de la casa y el saldo contra entrega.

Otros usos de los contenedores

Además de ser una alternativa para el sector inmobiliario, en el país se pueden encontrar laboratorios, oficinas, baterías sanitarias, galpones, gimnasios, cuartos fríos y hasta restaurantes hechos con contenedores.

Leonardo Lino, gerente de Containers Ecuador Logistic Operations, empresa que lleva once años en el mercado, cuenta que hasta el momento ha desarrollado más de 100 proyectos con contenedores entre laboratorios clínicos y de investigación.

Entre sus obras más importantes, Lino menciona el Laboratorio Insectario para la cría y mantenimiento de insectos, que realizó para el Centro de Referencia Nacional de Vectores del Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi) y que está ubicado en Posorja.

Los ‘campers’, oficinas móviles, piscinas, baterías sanitarias, saunas, refugios para desastres naturales, gimnasios, cuartos fríos o de refrigeración para colocar medicamentos o productos que necesiten una temperatura especial y locales comerciales también están entre las obras que ha desarrollado la empresa en el país.

Texto original tomado de El Universo.

No Comments

Post A Comment