Casa parásito, 12 m² totalmente funcionales y acondicionados

La modernidad y el crecimiento desmedido de las grandes urbes, trae consigo múltiples problemas, entre los que destacan la habitabilidad y, ligado a ello, la creación de nuevos asentamientos cada vez más lejanos.

El estudio profesional ‘El Sindicato Arquitectura’ ha dado forma, en Quito, a una alternativa catalogada como un ‘objeto mínimo’, que se enfoca en resolver las necesidades básicas de habitabilidad para una persona o pareja joven. Dentro de sus 12 m², Casa Parásito incluye baño completo, cocina, cama, espacio de almacenamiento y área de estar (comer, trabajar o socializar).

Se desarrolló en una fachada tipo A y se conceptualizó desde el espacio óptimo para usar según la actividad que realizan sus ocupantes. Está planteada en un rectángulo central, desde allí se accede a todos los espacios utilitarios como mesón de cocina, baño, cama, escritorio, entre otros. Todas estas zonas utilitarias adyacentes están ubicadas en triángulos y romboides, que por su forma dan estabilidad a la edificación.

Se compone de tres módulos, creados por cuatro pórticos estructurales que combinan los espacios libres utilitarios para maximizar el uso del volumen y disminuir el área de construcción. En el frente (hacia el norte) cuenta con un extendido ventanal de vidrio transparente, que permite el paso de la luz natural  y, además, se torna en un mirador con gran vista a la ciudad y los volcanes que la rodean.

Hacia el lado sur, se ubica un ventanal de vidrio esmerilado, que ilumina, ventila y da privacidad frente a las casas vecinas y sus ventanas de medianera. Mientras que, de este a oeste, en esa dirección -por lo general- Ecuador recibe sol directo todo el año, se cierra completamente con las paredes principales de la casa.

El interior utiliza paneles contrachapados de OSB, tanto en acabados de pisos y paredes. En el exterior se aplicaron paneles metálicos. La estructura de madera y la subestructura de fijación de los paneles metálicos, crean una cámara de aislamiento de 12 cm, misma que fue rellenada con fibra de coco. El metal, también, fue utilizado para adherir la pequeña casa a la losa de la construcción sobre la que se asienta.

Sus creadores explican que, aunque se puede levantar en terrenos sin construcciones pre-existentes tanto urbanos como rurales, en un inicio serán dispuestas, idealmente, sobre terrazas subutilizadas, de edificaciones urbanas estructuralmente aptas, a las que se conectan las redes de agua potable, aguas servidas y electricidad.

De esa forma, El Sindicato Arquitectura busca aportar a la densificación de la ciudad desde una pequeña escala, con una mínima inversión económica y de recursos y, a su vez, a la conservación del patrimonio arquitectónico. Como muestra de aquello, Casa Parásito fue hecha en el barrio San Juan, situado en el Centro Histórico de Quito y obedece a una nueva concepción de arquitectos jóvenes, quienes plantean una edificación austera, pero, polifuncional que permita densificar las ciudades, otra vez.

Fotografías: El Sindicato

No Comments

Post A Comment