¡Biochimeneas!

En los últimos años las chimeneas de bioetanol, conocidas también como biochimeneas, han ido ganando terreno a otras alternativas de calefacción en los hogares, fundamentalmente por su respeto hacia el medio ambiente puesto que no contaminan ni el suelo, ni el aire.

Conocidas también como chimeneas ecológicas, las chimeneas de bioetanol – alcohol vegetal producido de residuos de maíz o caña – son piezas artísticas de decoración, ambientación y calefacción que producen un fuego limpio y acogedor, ideales para ambientes exteriores e interiores.

Así, sus ventajas son innegables antes, durante y después de su uso. Para empezar, su instalación es muy sencilla puesto que no precisan de ningún tipo de obra de albañilería; ni siquiera exigen de extractor, ni de tiro balanceado, por lo que pueden colocarse prácticamente en cualquier lugar de la casa. Tanto es así, que en el mercado local ya existen distintos modelos con diseños para todo gusto: las hay de piso, de pared entre un variado abanico de posibilidades.

La combustión de bioetanol no genera humo y su poder calórico es muy rápido. Por ejemplo, una habitación de 30 metros cuadrados, con una altura de 2,5 metros podría calentarse con una chimenea con capacidad calórica de 3 kw/h.

Asimismo, la ausencia de ceniza o polvo, hacen que su limpieza y mantenimiento se reduzcan a cómodas recargas de bioetanol. Y en cuanto a seguridad, sus funciones de auto extinción, evitan cualquier peligro de incendio.

En Ecuador, las Biochimeneas Foz, fabricadas por la empresa MetalProyect S.A, representan una excelente opción dentro de los proveedores que existen en el mercado ecuatoriano. “Nuestras chimeneas no producen humo ni hollín por lo que no generan ningún impacto al medio ambiente. Su tecnología hace que no necesiten ductos ni instalaciones costosas y permiten total flexibilidad a la hora de elegir un modelo que se adapte a cada espacio”, explica Sebastián Arcos y añade: “la manipulación de este tipo de chimeneas es muy segura: basta encenderla con una fosforera y seguir las normas de seguridad básicas sugeridas por el fabricante”, concluye.

 

 

 

No Comments

Post A Comment