Domótica y automatización de residencias/ Fuente: Shutterstock

Automatización, el futuro de las viviendas

Domótica y automatización de residencias/ Fuente: Shutterstock

La automatización o domótica residencial se está convirtiendo en una aplicación fundamental y cada vez más asequible para los proyectos de arquitectura. Aunque comprender el funcionamiento de los sistemas puede ser complejo, estos tienen como propósito simplificar la cotidianidad de sus usuarios. 

La automatización funciona como un sistema facilitador de procesos que conecta dispositivos y artefactos a un control centralizado. De esta manera, se automatizan luces, electrodomésticos, sistemas de calefacción, alarmas, puertas, ventanas, detectores de humo, cámaras de vigilancia, entre otros dispositivos.

Aunque el uso de sistemas como Google Home, Alexa y Amazon Echo ha aumentado, se estima que la integración de diversas aplicaciones en espacios residenciales debería consolidarse con el Internet de las Cosas. Es decir, además de incorporar teléfonos inteligentes y computadoras personales, se debería utilizar dispositivos y sensores para identificar patrones, procesar información y realizar tareas automáticas. A continuación, enumeramos algunos aspectos que se verán influenciados por la evolución de estos sistemas:

1. Incremento de seguridad

La seguridad es una de las razones principales que han impulsado la adopción de domótica. En general, los sistemas recopilan información de los dispositivos y la utilizan para saber cuándo las personas están al interior de un espacio. La inteligencia artificial automatiza la detección de amenazas y funciona como alerta de posibles incidentes. Por su parte, la incorporación de algoritmos de reconocimiento facial puede detectar la intromisión de desconocidos.

2. Calidad de vida para el adulto mayor y discapacitados

La automatización puede mejorar la calidad de vida de personas con diversas discapacidades e incrementar la seguridad de los adultos mayores. Por ejemplo, personas con Parkinson u otras enfermedades motoras pueden activar interruptores sin tocarlos, mientras que los sensores de movimiento pueden encender las luces de seguridad e indicar accidentes. Incluso los sensores de presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre pueden ser analizados, facilitando un monitoreo constante de los estados de salud.

3. Ahorro a largo plazo

Aunque la inversión inicial es alta, esta se recupera a largo plazo por los ahorros que los sistemas domóticos generan. Pues, tecnologías como los termostatos y la iluminación inteligente se conectan a un control centralizado que se programa para controlar el consumo energético o hídrico. Por ejemplo, los sistemas de riego inteligente evitan el desperdicio excesivo e incluso reaccionan a las condiciones climáticas para aplicar la cantidad exacta de agua.

4. Cotidianidad inteligente

La capacidad de automatizar las rutinas de limpieza permitirán que las personas se ocupen de otras tareas importantes. Los dispositivos inteligentes podrán programarse de forma remota y funcionarán automáticamente. Por ejemplo, un refrigerador conectado a internet podrá verificar qué insumos faltan y realizará compras en línea.

Para finalizar, es importante mencionar que estos sistemas deben estar altamente protegidos, ya que se pueden producir problemas de invasión de la privacidad o pérdida de información confidencial. Sin embargo, cabe destacar que es fundamental experimentar la automatización del hogar para comprender sus potenciales riesgos y beneficios. 

No Comments

Post A Comment