4.300 m2 del ‘Parque de las tripas’ fueron reconstruidos

 

El parque José Navarro, mejor conocido como el 'Parque de las tripas', le ha dado una nueva cara al sector de La Floresta. Este espacio, en el que tradicionalmente se comercializa platos típicos de Ecuador, fue regenerado completamente por el Municipio de Quito.

 

Alejandro Larrea, gerente de Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop), asegura que este espacio no era un parque, sino un terreno baldío. “Era un área de tierra con solo un árbol y hierbas malas en el que, además, había expendedores de comida”, explica.

 

Un año y medio tomó la socialización de ideas para la regeneración del parque. Luego de un consenso, se plasmaron en un diseño, el cual fue recién puesto en marcha. La construcción de la obra incluyó elementos como camineras, volardos en los contornos del parque, piso podotáctil, juegos infantiles, esculturas y murales. Además, todo el parque fue arbolizado.

 

Inversión conjunta

La Alcaldía de Quito gastó aproximadamente USD 680.000 en la regeneración del espacio. Este desembolso fue complementado con la inversión que los 16 comerciantes de alimentos hicieron para adquirir cabinas de acero inoxidable, en las que ahora expenden la comida de manera más higiénica.

 

Cada cabina tiene en el suelo un punto con acometidas de energía, agua potable y desagües, con el objetivo de que el parque se mantenga libre de desperdicios. Este ha sido un trabajo conjunto de la Epmmop y de la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento de Quito (Epmaps). Esta última reemplazó la tubería vieja y colocó conexiones más modernas. Una vez terminado este proceso, la Epmmop cambió la capa asfáltica y renovó las aceras de la zona.

 

Actualmente, el parque José Navarro cuenta con baterías sanitarias, señalización, ocho cruces seguros, ocho nuevos semáforos para autos y ocho peatonales, y una estación del sistema de bicicleta pública BiciQuito.

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment