Estructura de aluminio/ Fuente: Shutterstock

Aluminio, aliado de la arquitectura verde

Estructura de aluminio/ Fuente: Shutterstock

El mundo ha tomado conciencia sobre el daño severo causado al ambiente. La construcción no es la excepción y concentra esfuerzos hacia la sostenibilidad, que entre otras particularidades, se caracteriza por la reutilización de materiales o reciclamiento de energía.

Cada vez más constructores deciden utilizar estructuras de aluminio para sus proyectos, debido a sus propiedades únicas, asegura Luis Soria, gerente de Planificación de Producción de Cedal. Su bajo peso, resistencia a la corrosión, fácil reciclaje y la capacidad de que su superficie pueda ser pintada, anodizada o sublimada, hacen que brinde aspectos decorativos de gran belleza, sin perder su alta resistencia.

Todas estas características hacen que el aluminio sea cada vez más usado en el mercado local ya que, se ha convertido en el material ideal que se ajusta a cualquier estilo de construcción. A todas estas bondades, se suma que el aluminio es aliado de la arquitectura verde. Su resistencia, es sinónimo de una vida útil larga. Al reciclarlo utiliza solo 5 % de la energía consumida en el proceso de producción primario, sin perder ninguna de sus características y cualidades.

Técnicamente, desde el inicio hasta el fin del proceso, 1 kg de perfil de aluminio anodizado lleva asociado 11,8 kg de CO2. Mientra su reciclado supone una reducción de 4 kg de CO2, dando un valor neto de 7,8 Kg de CO2.

La alta reflectividad de cierto aluminio lo hace muy eficiente en colectores solares, lo que reduce el consumo de energía en iluminación artificial. Mientras que, los dispositivos de sombreado de aluminio disminuye la necesidad de aire acondicionado, contribuyendo al rendimiento eléctrico. Las láminas de aluminio, con resinas termoplásticas, son perfectas para fachadas, pues el lacado Pvdf le da una estética única y multicolor.

No Comments

Post A Comment