111 West 57th Street Nueva York

Este año, Nueva York estrenará un rascacielos que se ubica al lado del pulmón principal de la Gran Manzana: el Parque Central. Los 435 metros de altura y 91 pisos convertirán a esta torre residencial en uno de los edificios más altos de esa ciudad estadounidense. 

La obra fue diseñada por el estudio neoyorquino Shop Architects y desarrollada por JDS Development Group, Property Markets Group y Spruce Capital Partners. Desde Shop Architects describen al proyecto “como un nuevo hito local y regional prominente, que tiene una responsabilidad especial de contribuir de manera significativa y elegante al horizonte compartido. Alcanzamos ese objetivo moldeando cuidadosamente el perfil de la torre y desarrollando un enfoque innovador para utilizar un material auténtico de la época dorada de los rascacielos de Manhattan: la terracota”. 

Aparte de su gran altura, esta torre se distingue también por su forma “emplumada en lugar de escalonada” de su estructura, una denominación atribuida por parte de sus propios gestores. La finalidad de este diseño es que el perfil del edificio se adapte al plano de exposición del cielo que rodea a la infraestructura. 

UN MATERIAL TRADICIONAL DE LA ARQUITECTURA NEOYORQUINA 

La terracota es arcilla cocida, un material que en la actualidad se emplea especialmente para obras con fines de preservación histórica, ya que en la antigüedad fue un insumo de construcción de mampostería típica. Al igual que el hormigón, la terracota puede moldearse prácticamente en cualquier forma, es resistente al fuego y tiene fuerte composición. 

La terracota era un material comúnmente utilizado como adorno en fachadas de edificios en varios edificios de Estados Unidos, cerca del año 1800. Después la aplicación de revestimiento de paneles de terracota fue frecuente a principios de la década de 1900, para cubrir los esqueletos de una gran cantidad de edificios. 

Para 111 West 57th Street, se modelaron, extruyeron y esmaltaron bloques de perfiles secuencialmente variados y luego se apilaron en un patrón envolvente, como una ola que rompe suavemente. 

Los interiores de esta edificación fueron diseñados por Studio Sofield y también tiene características tradicionales y ostentosas de edificios cercanos, como el Steinway Hall, que es contiguo a 111 West 57th Street. Es una torre que aprovecha al máximo la vista desde cada planta, porque los departamentos son pisos completos desde donde se divisa el Parque Central, hacia el norte, y la totalidad del horizonte de la ciudad en todas las direcciones. 

Fuente: Shop Architects / Plataforma Arquitectura

No Comments

Post A Comment