Actualmente, arquitectos y diseñadores disponen de una gran variedad de materiales constructivos. Como la oferta es muy extensa, muchos de ellos experimentan con materiales y objetos de uso cotidiano considerados como no convencionales en el ámbito de la arquitectura como cajas y láminas de cartón, papel, diferentes tipos de plásticos, botellas, tubos, contenedores industriales, empaques, discos compactos, etc.

 

El uso de estos materiales ha generado también ingeniosas técnicas constructivas que además de que amplían las posibilidades formales, permiten el desarrollo de edificaciones y detalles mucho más económicos, sobre todo cuando se trata de materiales reciclados.

 

 

Esta faceta puede resultar de gran relevancia para la arquitectura, el diseño y la construcción, ya que plantean soluciones que bien podrían ser aplicadas para urbanizaciones y viviendas de carácter popular, o simplemente permitir que en éste tipo de proyectos, generalmente muy austeros, pueda haber interesantes detalles de diseño interior sin necesidad de invertir grandes sumas, creando lugares mucho más acogedores y agradables.

 

Un ejemplo de lo anterior es la Sala EM Lounge Sports, un edificio para eventos sociales, diseñado por los arquitectos Vaillo+Irigaray y cuya fachada fue construida con tubos de plástico reciclado pintados de color verde.

 

 

El interior de este edificio es muy espacioso y luminoso, debido a la solución de la fachada y a un tragaluz ubicado al centro de la sala. El esquema de organización del proyecto responde a una serie de patrones o micro estructuras similares a los que dejan el escurrimiento de los líquidos y los aerosoles, lo que le da gran dinamismo al diseño.

 

 

El diseño interior también fue resuelto con algunos materiales de reciclaje, como la carpeta de vidrio, ubicada al centro de la sala, construida con pedacería de botellas de vino de color verde, detalle que hace aún más luminoso el espacio debido a los destellos que se generan cuando el sol o la iluminación artificial pegan sobre este material.

 

 

Otro ejemplo aplicado al diseño de interiores para la construcción de celosías o elementos divisorios es el Pabellón Brillante, estructura diseñada por los arquitectos Ariel Blonder, Austern Guy y Fidelman Mushit.

 

  

Lo interesante de este espacio es que su volumetría se realizó con una de las técnicas más antiguas de tejido: el macramé, que sólo requiere de las manos para crear los más variados y espectaculares diseños mediante una serie de nudos.

 

El material con el que fue construida la capilla, si bien es un material propio de la construcción, no suele utilizarse ni como elemento estructural ni como recurso estético: tubos de ventilación flexibles que se utilizan para las instalaciones de aire acondicionado.

 

 

Un ejemplo del uso inteligente de este material es una escuela primaria ubicada en Asia, diseñada y construida por Illac Diaz y la Fundación MyShelter, promotora del proyecto.

  

 

Para su construcción se utilizaron cientos de botellas de plástico y vidrio de 1.5 y 2 litros, en algunos casos vacías y en otros rellenas de adobe, material mucho más barato que el concreto y que aplicado de esta forma es también tres veces más resistente que éste.

 

 

La importancia de este proyecto, radica en la forma cómo se presenta la basura, ya no como producto de desecho sino un objeto útil y valioso, que en lugar de representar un problema, puede transformarse en obras arquitectónicas perfectamente funcionales.

 

 

 

Fuente: ARQ - El Buscador de Arquitectura








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor