Lograr una casa menos fría, sin necesidad de realizar inversiones altas ni cambios estructurales, sí es posible. El arquitecto Bernardo Bustamante indica que, para este fin, es imprescindible que se realice un adecuado sistema de aislamiento en toda la casa, que se puede conseguir desde el momento de la construcción, en los acabados o con complementos.

 

Así, por ejemplo, cita el caso de los vidrios que cuentan con una cámara de aire al vacío que aíslan la temperatura y el ruido. En los acabados, el profesional menciona como ejemplo los revestimientos de pared como el papel tapiz o las fibras naturales. Finalmente, las alfombras, textiles o chimeneas son alternativas que Bustamante recomienda, por los buenos resultados que dan para producir calor en la casa.

 

Se trata de alternativas que impliquen procesos sencillos e incorporaciones a lo que ya existe, como respuesta inmediata a las necesidades familiares en épocas de frío. Una de ellas es la incorporación de vidrio cámara, también conocido como doble vidrio hermético (DVH). Está conformado por dos vidrios, en cuyo centro se encuentra una cámara de aire deshidratado. Sapthy Muñoz, del equipo de Marketing de Cedal, indica que con este tipo de vidrio no solo se consigue control climático y la reducción de transmitancias térmicas, sino que también se ahorra energía eléctrica y se logra un aislamiento acústico. Hay un aspecto que se debe considerar en el momento de elegir esta opción. Muñoz dice que “es muy importante que, para lograr un aislamiento térmico, se piense en aislar en una forma integral la residencia, ya que de nada sirve invertir tanto y dejar que las paredes y techos no estén aislados”.

 

Entre los revestimientos de pared, la interiorista Lourdes Vélez recomienda el papel tapiz como una alternativa funcional ante el frío y como un aporte decorativo. “Además de cambiar la imagen de nuestro hogar, el papel tapiz nos ayuda a vestir y a dar calidez a nuestros espacios”. Si se habla de los complementos, cabe mencionar alternativas no convencionales de chimeneas. Una de ellas son las de bioetanol, que se adaptan a mesas o a cualquier tipo de revestimiento como ‘gypsum’, bloque, fibrocemento o piedra. Lady Ulloa, propietaria de Mirlo Arte en Metal, las recomienda por su alto poder calorífico. Además, son ecológicas, ya que no se usa leña ni emiten gases tóxicos. “No secan el ambiente, no afectan a la salud de los usuarios ni necesitan conexiones eléctricas, ductos, gas ni obra civil”.

 

Fuente: El Comercio








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor