El pasado martes 6 de febrero, se llevó a cabo un diálogo con el arquitecto Tommy Schwarzkopf como parte de los conversatorios que se realizan en  el Laboratorio Urbano Sostenible (Lab US). “Un diálogo con” es una iniciativa del Lab US que ofrece una oportunidad única para que la comunidad capitalina comparta sus ideas e inquietudes directamente con reconocidos profesionales de la arquitectura y diseño sostenible.

 

Tommy Schwarzkopf nació el 20 de abril de 1954 en la ciudad de Quito. El menor de dos hijos, se graduó de arquitecto en la Universidad Central del Ecuador. Sus padres vinieron al país a causa de la Segunda Guerra Mundial. Ellos fueron un gran apoyo e inspiración en su vida profesional, “mis padres llegaron a Ecuador sin un centavo y me enseñaron que hay que empezar desde abajo y trabajar duro para lograr lo que se quiere”, reflexiona. “Antes no se consideraba a los arquitectos para el diseño de edificaciones, pues se contrataba ingenieros para que diseñen y construyan porque resultaba más económico”. Sin embargo, Schwarzkopf empezó a trabajar en la construcción de su primer edificio cuando a los 20 años.

 

En 1973 creó la firma de arquitectura, diseño y construcción, Uribe & Schwarzkopf junto al Ing. Bernardo Uribe y al Arq. Felipe Londoño en busca de combinar el diseño y la creación inmobiliaria. El camino que recorrió con su profesión le permitió conocer de cerca el crecimiento desordenado de la ciudad. Entonces, sus construcciones revolucionaron el desarrollo arquitectónico de Quito. Explica que “la ciudad dejó de ser una villa de viviendas y se hizo visible en el mundo de la arquitectura”.

 


Durante su carrera como arquitecto tuvo varios retos, sobre todo durante las distintas crisis económicas que sufrió el país. “En Quito siempre existió un déficit de vivienda y las altas tasas de interés hipotecario impedían a la gente común adquirir un inmueble”. Por ello, construyó edificios económicamente accesibles para las personas, combinando funcionalidad y estética, factores que buscaban elevar el nivel de vida de sus usuarios. Esta primera etapa le enseñó la importancia de adaptarse y trabajar en función a las necesidades de la época.

 

Así, conceptos como la innovación son una característica fundamental dentro de la empresa y según el arquitecto se han logrado “con experiencia y criterio”. Además, tratan de adaptarse a las normas del Municipio de Quito sobre sostenibilidad. Como ejemplo destaca el Edificio Metropolitan que se construyó con materiales no contaminantes, ascensores con bajo consumo de energía, planta de energía y bombas de agua.  

 

En la actualidad Uribe & Schwarzkopf se enfoca en la necesidad de crear proyectos adaptados a la parte pública. Por esto, apoyan la iniciativa Laboratorio Urbano Sostenible que funciona de forma independiente como un espacio de diálogo y de unión del gremio de arquitectos.

 

A Tommy Schwarzkopf lo que le permitió avanzar en sus proyectos fue su visión, el amor por su trabajo y el cariño que le tiene a la ciudad. Afirma que mira cada proyecto como si fuera un bebé que crece. Le apasiona ver como sus trabajadores quieren al proyecto al igual que él.








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor